Aceite de ricino para uñas: Ideal para fortalecer y regenerar

Aceite de ricino para uñas: Ideal para fortalecer y regenerar

La aplicación de aceite de ricino en las uñas las hará fuertes, brillantes y hermosas. Es un gran cosmético natural que se puede utilizar no solo en las uñas, sino también en el cabello, las pestañas y las cejas. Esto se debe principalmente al hecho de que es una rica fuente de ácidos omega, vitaminas A y E.

Aplicamos aceite de ricino a las uñas de dos formas. Una de ellos será perfecto para la nutrición rápida de las uñas, mientras que el uso cálido es una buena opción para un SPA casero para las manos. Los primeros efectos, como brillo e hidratación, aparecerán tras el primer uso, y tras 3-4 semanas de uso, nuestras uñas estarán fuertes y regeneradas. Vale la pena realizar dicho tratamiento, por ejemplo, después de las extensiones de uñas o el uso de un híbrido.

¿Cómo actúa el aceite de ricino en las uñas?

El aceite de ricino fortalece visiblemente las uñas y regenera la placa ungueal. Después del primer uso, podemos notar que las uñas están brillantes y lisas, y las cutículas hidratadas y suaves. Con cada uso posterior del aceite, la condición de nuestras uñas mejora y regenero cualquier daño. Con el uso regular del aceite, después de unas semanas notarás que las uñas:

  • no se rompan
  • estarán hidratadas, nutridas y brillantes,
  • estarán más gruesas y duras
  • crecerán más rápido

¿Cómo usar aceite de ricino en las uñas?

Aplicar aceite de ricino en las uñas es muy sencillo y agradable. Podemos aplicarlo frío y tibio, y ambos métodos también son efectivos. Recuerda aplicarlo también sobre las cutículas, gracias a lo cual la piel alrededor de las uñas quedará hidratada y suave y nos olvidaremos para siempre de las cutículas secas y ásperas. El aceite debe usarse al menos dos veces por semana, ¡y preferiblemente todos los días!

Frotar el aceite de ricino es la forma más rápida de aplicarlo, lo cual es genial, especialmente cuando tienes poco tiempo. Es mejor hacer esto por la noche antes de acostarse para evitar tocar otras cosas con los dedos grasientos. Basta con frotar un poco de aceite en las uñas y las cutículas alrededor de las uñas. Por lo general, 1-2 gotas son suficientes para toda la mano. Por la mañana, nuestras uñas estarán nutridas y brillantes, y las cutículas estarán suaves.

Remojar las uñas en aceite de ricino

Si tenemos un momento para hacer un SPA para nuestras manos, vale la pena remojar las uñas en una mezcla tibia de aceites. Basta con calentar suavemente el aceite de ricino en un cazo, pero no dejes que hierva. También podemos añadir manteca de karité , aceite de oliva, aceite de argán o aceite de árbol de té al aceite de ricino, que tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Para ello, remojamos nuestras manos durante unos 15-20 minutos. Sin embargo, recuerda que el aceite debe estar ligeramente tibio, ¡no caliente! Luego podemos hacer un peeling en las manos y cubrirlas con una crema nutritiva.

Hay que recordar que el aceite de ricino es un producto natural. Como resultado, puede causar una reacción alérgica moderada en algunas personas. En este caso, el uso de aceite de ricino debe detenerse de inmediato.

Por último debemos mencionar que el aceite de ricino también tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas. Por lo que ayuda a prevenir y tratar los hongos de la piel y las uñas. Sin embargo, no podemos tratarlo como un medicamento, sino como un apoyo en el tratamiento de la micosis. Es especialmente eficaz en el caso de onicomicosis delicada. Recuerda consultar a su médico sobre su uso. Sin embargo, podemos usarlo regularmente como producto preventivo que reducirá el riesgo de crecimiento de bacterias y hongos.

Te recomendamos seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.