Foliculitis

Foliculitis, ¿cuál es el mejor tratamiento para el cabello inflamado?

Es probable que hayas oído hablar de la foliculitis y que hayas sufrido al menos una vez en tu vida la inflamación del cabello y el enrojecimiento del cuerpo que provoca. Este es un problema muy común, por lo que este artículo arrojará algo de luz sobre el tema. ¿Cómo tratar la foliculitis? ¿O cómo evitarlo? Siga leyendo y vea esta y otras informaciones.

¿Qué es la foliculitis?

Para entender qué es la foliculitis, hay que entender qué son los folículos pilosos. Se trata de estructuras dérmicas cuya función es producir pelo. Por lo tanto, se extienden por casi todas las partes del cuerpo. Es en los folículos pilosos donde se produce la foliculitis.

Los folículos están infectados por bacterias, generalmente estafilococos, que causan irritación en la piel. Pero el problema también puede estar causado por virus o pelos encarnados. El aspecto de la foliculitis es el de unas manchas rojizas, similares a un grano.

Se puede clasificar de dos maneras: superficial o profunda. La clasificación depende del nivel de inflamación.

Foliculitis superficial

Es la que afecta a la parte superior del folículo piloso. En estos casos, la piel suele enrojecerse y se forman pequeñas pústulas similares a los granos. Además de eso, también es común que se presenten síntomas como la picazón en la piel.

Los principales síntomas de este tipo de foliculitis son

  • Aparición de pequeños granos rojos
  • Enrojecimiento de la piel
  • Picor y sensibilidad en la zona.

Foliculitis profunda

Es un caso más raro. Es cuando el grado de foliculitis superficial es avanzado, lo que puede provocar complicaciones más graves como los forúnculos. Siempre según el SBD, los principales síntomas de esta modalidad son

  • Grandes zonas rojizas
  • Lesiones elevadas con pus amarillento en el centro;
  • La región se vuelve muy sensible y dolorosa.

Factores que aumentan la probabilidad de que aparezca la foliculitis en la piel:

  • Enfermedades que disminuyen la inmunidad (como la diabetes), la leucemia crónica y el SIDA;
  • Personas que sufren de acné y/o dermatitis;
  • Uso de medicamentos, como cremas con corticoides o terapia antibiótica a largo plazo;
  • Sobrepeso;
  • Lesiones cutáneas por rasguños o heridas quirúrgicas;
  • Apósitos de plástico o cinta adhesiva en contacto con zonas capilares
  • Uso frecuente de maquinillas de afeitar
  • Llevar ropa demasiado ajustada o que retenga la humedad y el calor.

¿Cuál es el tratamiento de la foliculitis?

Justo arriba hemos hablado de los niveles de foliculitis. El hecho es que influyen directamente en el tratamiento del problema. Es decir, el tratamiento se define tras la identificación del estadio de la foliculitis. De este modo, la prescripción médica depende de la intensidad del problema.

En general, el tratamiento recomendado para la foliculitis es el uso de antibióticos tópicos u orales o una combinación de ambos. Además, también se recomienda el uso de lociones calmantes para aliviar síntomas como el picor, así como cuidados caseros como evitar afeitar la zona. Sin embargo, para el tratamiento, se recomienda acudir a un dermatólogo. El profesional, al identificar el estadio de la foliculitis, definirá la mejor solución.

¡Tip!

Una receta casera que ayuda a aliviar los síntomas de la foliculitis es poner compresas calientes y húmedas en la zona de la lesión. Debes poner la compresa en remojo en un recipiente con dos tazas de agua y una cucharadita de sal.

La práctica ayudará en el proceso de drenaje de la pústula, acelerando la curación de la foliculitis.

¿Cómo prevenir la foliculitis?

Mejor que curarlo, es prevenir la aparición del problema. Para ello, siga los consejos que se citan a continuación:

  • Exfoliación: En el ranking de pequeñas actitudes que ayudan a prevenir la inflamación del cabello, la exfoliación aparece en primer lugar. Este proceso afina la capa superficial de la piel y contribuye a la reducción de las células muertas. Además, la exfoliación hace que la piel se vuelva más suave, proporcionando una depilación más eficaz. Conviene recordar que las personas con piel sensible deben tener cuidado e incluso buscar otra forma de prevención;
  • Exposición al sol: La sudoración excesiva es una de las causas del vello encarnado. Por lo tanto, debe evitarse la exposición al sol, ya que provoca la transpiración;
  • Baño caliente: Siempre que sea posible, toma un baño caliente momentos antes de la depilación. Esto se debe a que la mayor temperatura contribuye a la dilatación de los poros, facilitando la depilación.
  • Mantén tu piel limpia y seca: La humedad hace que la dermis sea susceptible a los hongos, así que asegúrate de secar bien tu piel para evitar este problema;
  • Utilice siempre loción, espuma o jabón de afeitar para lubricar la maquinilla y evitar cortes en la piel.
  • Mantén tu peso en los niveles ideales para tu altura y edad y sigue una dieta sana y equilibrada.
  • Evite lavarse la piel regularmente con productos antisépticos, ya que éstos dejan la piel seca y eliminan las barreras protectoras de la piel;
  • Mantén tu piel hidratada: utiliza siempre una crema hidratante después de la depilación;
  • Aféitate siempre en la dirección del crecimiento del vello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.