el arte de las uñas

Historia del arte de las uñas

La apariencia de las uñas puede ser muy importante para una persona. Les da una forma de expresar un estilo individual. Considerado por muchos como una opción predominantemente de estilo para las mujeres, puede ser una buena manera de animarse. Sin embargo, en Babilonia, 3200 a. C., eran los hombres, no las mujeres, quienes se pintaban las uñas con ‘kohl’ negro y verde, un antiguo cosmético. Los guerreros babilonios pasaban horas en sus uñas, rizándose el cabello junto con otros tratamientos de belleza para prepararlos para la guerra.

Alrededor del 3000 a. C. en el antiguo Egipto, el color del kohl en las yemas de los dedos indicaría su estado. Un noble tendría un color negro en la punta de sus dedos, mientras que un hombre común sería verde. Fue aproximadamente al mismo tiempo en que se desarrolló la primera laca de uñas en China. El primer esmalte de uñas se hizo con una mezcla de goma arábiga, gelatina y claras de huevo, el color se hizo con los diferentes tintes vegetales y triturando orquídeas y pétalos de rosa, esto le dio distintos tonos de rosas y rojos. La primera laca desarrollada tuvo que dejarse durante horas y, a veces, incluso durante la noche para obtener el pigmento deseado. ¿Te imaginas tener que dejarlo tanto tiempo? Imagine que hoy es un técnico de uñas y tiene que evitar que su cliente use su teléfono mientras se desarrolla. Sí, Personalmente, creo que el desarrollo del esmalte en gel fue una de las mejores cosas fabricadas para la industria de las uñas. En 600 a. C., durante la ‘dinastía Zhou’, la realeza usaba este esmalte de uñas con plata y polvo de oro para mostrar su estatus social.

Fue durante la dinastía china Ming cuando los aristócratas bañaron sus largas uñas en oro y plata. Los protectores de uñas estaban incrustados con joyas, esto mostraba su riqueza dentro de la sociedad. Para evitar que sus uñas se dañen o rompan, los sirvientes deben realizar las tareas personales.

Volando hacia finales del siglo XIX, la palabra ‘manicura’ (del latín ‘Manus cura’ para ‘Cuidado de las manos’) era el título que se le daba a un profesional que pulía los lechos ungueales y limpiaba la cutícula, este tipo de mantenimiento fue originalmente considerado como médico e higiénico. En 1878 fue Mary E Cobb quien abrió el primer salón para realizar un tratamiento de manicura. Fue el primer salón de manicura del país con sede en Manhattan. Luego, las uñas se mantuvieron cortas, redondeadas y bien pulidas, simbolizando nuevamente una rica vida de ocio.

Llegó la década de 1920 y apareció la década de las flappers, con su nueva actitud y nuevas prendas que ayudaron a revitalizar la escena de las uñas. Las campañas de cigarrillos mostraban a los flappers haciendo glamour al beber y fumar mientras mostraban sus cuidados

uñas redondeadas. Muchos flappers usarían el icónico rojo de la década. Iconos como Bette Davis y Joan Crawford popularizaron la manicura lunar, donde la lúnula y el borde libre estaban libres de color y generalmente se pintaba un rojo vibrante en el medio de la uña.

Revlon fue la primera empresa en introducir el esmalte de uñas en el mercado masivo. Se lanzó por primera vez con un solo producto, un esmalte de uñas de larga duración, no pasó mucho tiempo después de que comenzaron a producir rosas delicados y rojos audaces. Revlon permitió al usuario divertirse con el color, mientras expresaba cierta individualidad.

Las uñas en forma de almendra se hicieron populares durante la Segunda Guerra Mundial cuando las campañas de esmalte de uñas promovieron a las mujeres en las fuerzas armadas. La manicura lunar pronto fue reemplazada por esta tendencia. Fueron estrellas como Elizabeth Taylor las que realmente ayudaron a llevar esta nueva tendencia a la pantalla en todo Estados Unidos y a las mujeres que la vieron.

La década de 1960 se centró en los tonos pastel. Sin embargo, algunos mods como Barbra Streisand y Twiggy optaron por el óvalo largo con colores como el rosa pálido y los colores melocotón que eran colores ‘apenas visibles’.

Jeff Pink, el fundador de la marca de uñas Orly, es el hombre a quien se le atribuye la ‘manicura francesa’ después de usar este término en uno de sus kits de manicura. Este nuevo estilo de manicura facilitó que las actrices y modelos complementaran su estilo con los numerosos cambios de atuendo a lo largo del día.

Un caleidoscopio de color entró en el mundo de los esmaltes de uñas durante la década de 1980, desde los amarillos neón hasta el rosa impactante. Esta década no se trataba solo de color, también se trataba de experimentar con el arte de las uñas con la introducción de estampados, texturas y adornos. Hubo muchas técnicas que entraron en la industria durante este tiempo, desde la pintura a mano, el arte con papel de aluminio y la obra de arte con la ayuda de la aerografía.

Fue durante la década de 1990 que grandes estrellas como Missy Elliot abrazaron el arte de las uñas a través de la aerografía y fue una de las muchas estrellas que se perforaron las uñas. Entre estas estrellas más extravagantes con sus uñas hacia arriba brillantes y ‘blindadas’, hubo una pequeña proporción de mujeres que siguieron el movimiento minimalista y revivieron los colores más tradicionales como los rojos y los desnudos.

Debido a que hubo más diversidad dentro de los grupos sociales durante esta década, a veces denominada ‘posmoderna’, trajo consigo muchos estilos de uñas diferentes para combinar con los diferentes estilos individuales. No podemos olvidar las culturas más ‘Grunge’ y ‘Goth’ que trajeron de vuelta el negro.

Llegó el milenio y también los brillos, los adornos y una asombrosa variedad de colores diferentes. Fue durante esta década que las uñas realmente se convirtieron en parte del atuendo. Se introdujeron diseños más intrincados y se impulsaron más las ideas de arte de uñas. Los avances en la ciencia de los materiales trajeron una serie de nuevos productos y técnicas al salón. Fue la empresa Minx la que ayudó a llevar más arte a la punta de sus dedos con sus adhesivos autoadhesivos, trayendo diseños de uñas intrincados y llamativos al alcance de sus dedos en minutos.

2008 fue el año decisivo en el que se produjo el producto más sorprendente (en mi opinión). Ya no tenemos que sentarnos y esperar 20 minutos para que se seque nuestra manicura. Una vez hecho el tratamiento, el pulido está SECO !! no más «Acabo de manchar eso, puedes rehacerlo» mientras tus clientes están saliendo por la puerta. O peor aún: «Acabo de tocarme la parte superior y ahora tengo pelusas en las uñas». Un gran agradecimiento a CND, los creadores de la primera gama de esmaltes en gel; goma laca. Muchas empresas han seguido esta nueva revolución desde la combinación perfecta de Le Chat hasta Nail Harmony Gelish y más. El esmalte en gel no solo nos ayudó como técnicos de uñas a reducir el tiempo, sino que también abrió un mundo de más oportunidades dentro de la gama de nail art. El esmalte en gel nos da más tiempo para trabajar con el color para que quede perfecto y qué ‘

Hoy contamos con una variedad de estilos y técnicas diferentes para adaptarse a cada cliente. En estos días, personalmente, no tengo un cliente que tenga una manicura completamente simple. A veces me permiten volverme loco con un diseño completo, u otras veces optar por un diseño de uñas único. De cualquier manera, me parece claro que la tendencia es hacia estilos más individualistas, impulsados ​​por mejores productos y una hermosa historia del arte de las uñas para aprovechar.

¿Quién sabe dónde terminará el mundo de las uñas a continuación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.