Piel en verano

Problemas de la piel en verano: Lo que debes saber

Existen varias causas que pueden irritar la piel y provocar enrojecimiento y picazón o sensación de ardor. Pueden ser reacciones alérgicas a cualquier alérgeno que cause urticaria, o una erupción y enrojecimiento de la piel.

La reacción cutánea se produce tras la picadura de insectos, principalmente mosquitos y arañas, pero también abejas, avispas y arañas o erizos de mar como medusas, y cuando entramos en contacto con muchas plantas, como las ortigas.

La urticaria también se produce como una reacción alérgica al pelo de animales, productos químicos como detergentes, látex o joyas de metal, o algún ingrediente de un producto cosmético, polvo o suciedad. La alergia a ciertos alimentos: leche, maní, fresas, mariscos o productos cárnicos secos también puede manifestarse como alergia cutánea.

La piel irritada puede perjudicar la calidad de vida

La exposición excesiva al sol o la protección insuficiente de la piel expuesta pueden causar quemaduras solares y una reacción alérgica, llamada fotodermatosis. Tiene los mismos síntomas que otras alergias cutáneas, un sarpullido con picazón que ocurre con mayor frecuencia en la piel de la cara, el cuello, el pecho y los pliegues de los brazos o las piernas.

Estos problemas no son graves, si bien, deben tratarse lo antes posible. El picor o prurito, dependiendo de la zona de piel afectada, puede ser tan irritante que perjudica la calidad de vida, dificultando el juego, el trabajo o el sueño. Además, pueden formarse llagas que pueden infectarse y provocar un empeoramiento significativo de la afección.

Causa de reacciones alérgicas

Las reacciones alérgicas cutáneas son causadas por una reacción a un alérgeno, en el que se libera histamina en la piel. La histamina es un mediador en la respuesta inmune para defender el organismo, pero en algunas personas provoca una reacción cutánea excesiva con síntomas de inflamación y sensación de picor o ardor.

Tratamiento contra la piel irritada o inflamada

La piel inflamada e irritada que está enrojecida, con comezón o ardor debe enfriarse y debe usarse una preparación tópica antihistamínica, preferiblemente un gel para la piel. El medicamento actúa bloqueando la histamina, que se libera en la reacción de la piel, y calma los síntomas en unos pocos minutos. El gel no es graso, se absorbe rápidamente, no deja marcas en la ropa y no contiene alcohol, olor ni color. Es apto tanto para niños como para adultos, y se aplica de dos a cuatro veces al día, es decir, hasta que pase la sensación de picor o ardor.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.