Radiación UVA y UVB: ¿en qué se diferencian, cómo afectan la piel y cómo protegerse?

Radiación UVA y UVB: ¿En qué se diferencian?

Las radiaciones UVA y UVB son dos tipos de radiación solar que afectan directamente a nuestra piel. El primero es peligroso durante todo el año, el segundo se encarga de tomar el sol, pero también de las quemaduras solares.

En este artículo, conoce cuáles son las diferencias entre estos dos tipos de radiación ultravioleta y cómo protegerse contra ellas.

Las radiaciones UVA y UVB pueden tener un efecto muy negativo en nuestra piel, a menudo provocando quemaduras y decoloración, y acelerando el proceso de envejecimiento de la piel. Es por eso que la protección solar adecuada con SPF es extremadamente importante. Recuerda proteger la piel de tu rostro durante todo el año, ¡no solo en verano!

Tipos de radiación ultravioleta

Hay 3 tipos de radiación UV: UVA, UVB y UVC. El último es completamente absorbido por la capa de ozono, por lo que no llega a la superficie terrestre. Sin embargo, debemos protegernos de las radiaciones UVA y UVB, que pueden provocar cáncer de piel, quemaduras, decoloración y acelerar el proceso de envejecimiento de la piel.

Radiación UVA

La radiación UVA es hasta el 95% de la radiación ultravioleta que llega a nuestra piel. Además, es capaz de penetrar profundamente en nuestra piel y llegar a las células de la dermis. Es la responsable de la formación de  radicales libres y acelera el proceso de envejecimiento de la piel.

Si no estamos protegidos frente a las radiaciones UVA, estas pueden conducir a:

  • envejecimiento de la piel más rápido, pérdida de firmeza y aparición de arrugas debido a cambios en las fibras de elastina y colágeno
  • problemas de pigmentación y decoloración de la piel
  • aparición de intolerancia al sol, que provoca enrojecimiento y picor de la piel cuando se expone al sol
  • se aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel

Radiación UVB

Los rayos UVB constituyen solo el 5% de toda la radiación ultravioleta que llega a nuestra piel. Esto se debe principalmente al hecho de que no atraviesan nubes ni cristales. Este tipo de radiación penetra nuestra epidermis y broncea nuestra piel. Desafortunadamente, este tipo de radiación también tiene efectos negativos, como:

  • quemaduras solares
  • reacciones alérgicas
  • cáncer de piel

Influencia positiva de la radiación ultravioleta

La radiación ultravioleta del sol es esencial para la síntesis de vitamina D3, que fortalece directamente nuestro sistema inmunológico, esqueleto y músculos. También tiene un impacto significativo en nuestro estado de ánimo y bienestar.

El sol también puede aliviar temporalmente enfermedades de la piel como el acné, la  psoriasis y la  dermatitis atópica. Y sobre todo, aporta a nuestra piel un bonito tono dorado, gracias al cual lucemos sanos y radiantes.

¿Cómo protegerse de las radiaciones UVA y UVB?

La protección contra las radiaciones UVA y UVB es la base del cuidado corporal y facial no solo en verano. Recuerda que los rayos UVA llegan a nuestra piel durante todo el año. No se broncean y no provocan irritación, pero tienen un efecto destructivo en nuestra piel. Por eso debemos recordar sobre la protección solar para el rostro durante todo el año.

Siempre debemos aplicar la crema con el mayor grado de protección SPF 50 en el rostro , y el producto en sí es el último paso de cuidado. También debemos recordar aplicar una cantidad bastante grande del cosmético, ya que solo así garantiza una efectividad total.

Proteger la piel del cuerpo es igualmente importante. Si estamos en exposición directa al sol, asegúrate de usar un factor de protección alto SPF 30 o más. Siempre comenzamos con el nivel de protección más alto, y si nos quemamos un poco, podemos reducirlo. Así mismo, no debemos olvidar aplicar las cremas cada 2-3 horas y después de estar en contacto con el agua.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.